Nuestra Villa
Nuestra villa

Iglesia de San Miguel, con retablo mayor de traza gótica del maestro de calzada, Pedro Berruguete.  Los restos de la iglesia de Santiago son mudéjar del siglo XV, desde el mirador de su torre se puede observar una excelente panorámica de los campos de castilla al margen de las riberas del Cea y del Valderaduey.  Último municipio en el camino de Santiago desde Madrid a su paso por tierras vallisoletanas, con albergue municipal donde fueron las antiguas casas de los maestros.

Última localidad aguas arriba de la ribera del Cea, es la que más lejos se encuentra de Valladolid, de la que le separan casi 100 kilómetros. Hasta aquí hay que llegar para ver uno de los mejores retablos que podemos contemplar en nuestra provincia, dedicado a San Miguel, fechado en el siglo XV y atribuido al Maestro de Calzada de la escuela de Pedro Berruguete. Consta de tres pisos y siete calles, representando en el primer piso personajes del Antiguo Testamento, en el segundo escenas de las apariciones de San Miguel y en el tercero episodios acerca de la Pasión de Cristo. 

Este magnífico retablo lo podemos encontrar en la Iglesia de San Miguel, a las afueras del pueblo en su salida hacia Palencia. Además son dignas de ver sus bóvedas de arista en las tres naves. Puede visitarse contactando con el Ayuntamiento.

En el otro lado del pueblo nos toparemos con la otra iglesia que, si bien está deteriorada, conserva las paredes y una torre. Es mudéjar del siglo XV y venera a Santiago. Se encuentra en un lugar privilegiado dentro del conjunto urbano, de ahí que se quiera instalar en la torre un mirador.